Miguel Rellán
Domingo, 17 Octubre 2010

Los herederos de Manuel Alexandre

Sus filmografías son amplias e irregulares, en ellas caben películas horribles, decentes y extraordinarias. No eran años de agentes y elección de perfil. Su visión alimenticia de la interpretación, compaginando rodajes meteóricos y obras de teatro en cartel, cuando las jornadas de descanso eran aún lejanas y los sueldos endebles, creó una raza de actores que tan sólo representaban al españolito medio. Una tradición que, salvo casos excepcionales, no han querido (o podido) continuar las generaciones más jóvenes, aquellas que saltaron a la interpretación después del franquismo.

Fallecido Alexandre, uno de los más importantes, queda recordar a los que viven y forman parte de una memoria sentimental que compagina sin complejos la más valiente y poderosa filmografía con las apariciones en 'Cine de Barrio'.

José Sazatornil 'Saza'
Pocos actores vivos mantienen el espíritu berlanguiano con tanta energía. No coincidió mucho con Alexandre, pero al conocer la noticia de su muerte, reconoce que se sintió incapaz de acudir al tanatorio aunque afirma: "Le respetaba mucho. Era un actor extraordinario". El inolvidable Alberto Sinsoles -falangista encargado de preparar al doble de Franco en 'Espérame en el cielo'- considera que el reconocimiento a esta generación es justo. "No tengo queja, ni por parte de público ni de crítica. Tener tantos papeles evitó que me encasillaran. Puedo decir rotundamente que estoy contento con mi carrera", declara el actor.

Fernando Guillén
Actual patriarca de una saga actoral imprescindible. Su popularidad se disparó con interpretaciones en el teatro televisivo de 'Estudio 1' de TVE. Asiduo de las ceremonias de los Goya, ha sido un gran Tenorio y rostro habitual de las películas de Garci. El uniforme va siempre ligado a él, como en la segunda parte de 'El Pico' (1984) de Eloy de la Iglesia o a través de la sangre fría despiadada de su papel marcial en 'El caso Almería' (1983).

Manuel Zarzo
Más de 170 películas de un actor que se confunde entre todos los géneros. Por hacer ha hecho incluso 'spaguettis western' en Almería, así como papeles en series adolescentes del estilo de Compañeros. Asiduo a Cine de barrio ha trabajado con los mejores y ha hecho reír al menos a un par de generaciones haciendo de amigo fiel de la estrella del reparto. En el registro dramático, siempre será el respeto fraternal y torero que anhelaba Paco Rabal en Juncal.

Chus Lampreave
Se ha definido como actriz por accidente, ya que su vocación primeriza era la pintura, incluso llegó a ingresar en la Academia de Bellas Artes de San Fernando. No pudo tener mejores mentores en esto del cine. Pequeños papeles con Marco Ferreri y Berlanga mostraron al mundo su talento. Ya mayor, se convirtió en chica Almodóvar y pronto fue indiscutible en las mejores comedias del manchego. En agradecimiento, Pedro la rescató para su historia de mujeres en 'Volver' .

Miguel Rellán

Sin duda, el único borracho que se ha desdoblado literalmente. Su papel en 'Amanece, que no es poco' es el más recordado entre los jóvenes. Fiel escudero de Alfredo Landa en 'El bosque animado' y en las dos partes de 'El Crack' de Garci, en el que interpretaba a un delincuente reformado que trabaja como detective, se ha dejado ver mucho en la televisión, especialmente en los 90.

Noticia: elmundo.es